Mi foto
Nombre:
Lugar: PAMPLONA, NAVARRA, Spain

Dirección de la Consulta: C/ Monasterio de Iratxe 41-1º C 31011 PAMPLONA (Tfno: 948 22 10 44)

martes, 17 de febrero de 2009

Frente a la Adversidad


Gracias, de nuevo, Titina, por el archivo que me has enviado, y del que voy a entresacar el siguiente relato.
*********

Una hija se quejaba con su padre acerca de la vida, y se lamentaba de que las cosas no le salían bien. No sabía cómo hacer para seguir adelante, pues sentía desfallecer, y se iba a dar por vencida. Estaba cansada de luchar y luchar, sin obtener ningún resultado. Parecía que, cuando solucionaba un problema, aparecía otro...

Su padre, un chef de cocina, la llevó al lugar de trabajo. Allí tomó tres ollas con agua y las colocó en el fuego. Pronto, el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias; en otra colocó huevos; y, en la última, colocó granos de café. Las dejó hervir.

Sin decir una palabra, sólo miraba y le sonreía a su hija mientras esperaban. La hija se impacientaba, preguntándose qué estaría haciendo su padre. A los 20 minutos, el padre apagó el fuego. Sacó los huevos y los colocó en un recipiente; sacó las zanahorias y las puso en un plato; y, finalmente, colocó el café en un tazón.

Mirando a su hija le dijo: ‘Querida, ¿qué ves?’ -‘Huevos, zanahorias y café’- fue su respuesta.



La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego, le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de quitarle la cáscara, observó que el huevo estaba duro. Luego, le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de una exquisita taza de la deliciosa bebida.

Sorprendida e intrigada, la hija preguntó: ¿Qué significa todo esto, padre? Él le explicó que las tres sustancias habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo! Sólo que habían reaccionado en forma diferente: La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero, después de pasar por el agua hirviendo, se había hecho blanda y fácil de deshacer. Los huevos habían llegado al agua frágiles, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero, después de estar en el agua hirviendo, se habían endurecido. Los granos de café, sin embargo, eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.

‘¿Cuál de los tres elementos eres tú? Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?’, le preguntó a su hija. '¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero, cuando la fatalidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo que comienza con un corazón maleable, con un espíritu fluido pero, después de una muerte, una separación o un despido, se ha vuelto duro e inflexible? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargada y rígida, con un espíritu y un corazón endurecido? ¿O eres un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto máximo de ebullición, el café alcanza su mejor sabor y aroma'.

Ojalá logres ser como el grano de café, que cuando las cosas se pongan mal, tú puedas reaccionar en forma positiva, sin dejarte vencer por las circunstancias, y hagas que las cosas a tu alrededor ¡mejoren!

*********

Salud para ti y los tuyos.

Etiquetas: ,

14 comentarios:

Blogger Cornelivs ha dicho...

Amigo Silvano. Muchas gracias por compartir esta historia.

Es una de las mas bellas historias que he leido, y la moraleja que encerra, es, sencillamente, extraordinaria.

Me ha gustado mucho.

Un abrazo.

17 de febrero de 2009, 19:13  
Blogger caracola ha dicho...

¡Ummm...! ¡Que rico aroma a café!

La metáfora hecha reflexión.

Un saludo.

17 de febrero de 2009, 19:24  
Blogger Carlos Oroz ha dicho...

Que bonito Silvano
Un saludo

17 de febrero de 2009, 20:30  
Blogger Asun ha dicho...

Hola silvano!
Es curioso,pero hoy mismo me ha llegado a mi también este relato y me ha parecido muy jugoso.
¡Qué difícil es llegar a ser grano de café y mantenerse ahí!

Un abrazo

17 de febrero de 2009, 20:55  
Blogger Daro!!! ha dicho...

Ojalá y todos lo hicieramos!
Muy lindo post!
Besos, te espero en mi blog!!!

17 de febrero de 2009, 21:21  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Cornelivs! Hay personas que tienen el don de la comunicación, de la expresión. Éste es un ejemplo de ello. Está expresado con bellas y sencillas palabras todo un mensaje profundo sobre cómo afrontar la vida.

Salud para ti y los tuyos.

17 de febrero de 2009, 23:33  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, caracola! No soy consumidor de café pero ese aroma...

Salud para ti y los tuyos

18 de febrero de 2009, 19:52  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Carlos! Hay gente muy ocurrente... con el uso de las ideas y las palabras.

Salud para ti y los tuyos

18 de febrero de 2009, 19:55  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Asun! No creo que sea a evitar el que mi esencia se interrelacione con el entorno y se distribuya en él. Después de cualquier interacción no puedo ser el mismo nunca, ¿no?

Salud para ti y los tuyos.

18 de febrero de 2009, 19:56  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Daro! Poco a poco, a lo largo de la vida, vamos aprendiendo a encararla de mejor manera... Dicen que el diablo sabe más por viejo que por diablo...

Da por hecho que me pasaré por tu blog.

Salud para ti y los tuyos.

18 de febrero de 2009, 19:58  
Blogger Alimontero ha dicho...

he vivido todas las etapas...fantástica historia!
Gracias por compartir nuestros estados de vida!

Un abrazo,

Ali

19 de febrero de 2009, 2:45  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Ali! Si llegaste a saborear el café, no está nada mal, ¿no?

Salud para ti y los tuyos

19 de febrero de 2009, 20:35  
Blogger Geni ha dicho...

Nada como un padre para enseñar a un hijo,la filosofía de la vida.
Una historia de la cual todos deberíamos aprender.Gracias por tu blog.
Un saludo

21 de febrero de 2009, 1:21  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Geni! Dentro de la energética, podemos ver que todo lo que existe nos acerca a ser conscientes de la polaridad en la que vivimos...

Todo lo concerniente al ser humano pertenece, por resonancia, a energía femenina y/o a energía masculina, los dos grandes principios de la polaridad.

Lo femenino (cualidad yin, por excelencia, en la cosmogonía china), cuyo primer modelo es la madre, nos debe aportar el alimento, el cobijo, el calor... En otras palabras, la seguridad.

Lo masculino (cualidad yang), procedente del contacto con nuestro padre, nos debe enseñar cómo afrontar la vida, el camino hacia adelante...

Es necesario el primer contacto serio con la energía femenina para, desde la seguridad adquirida, utilizar la energía masculina para acometer la vida...

Salud para ti y los tuyos.

28 de febrero de 2009, 20:16  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal