Mi foto
Nombre:
Lugar: PAMPLONA, NAVARRA, Spain

Dirección de la Consulta: C/ Monasterio de Iratxe 41-1º C 31011 PAMPLONA (Tfno: 948 22 10 44)

sábado, 2 de mayo de 2009

La Danza de la Realidad


Voy a reproducir un fragmento del libro "La danza de la realidad", de Alejandro Jodorowski, que me llegó tiempo atrás y lo había guardado para servir de contenido a una entrada del blog. Llegó el momento...

Jodorowski y su obra fueron un descubrimiento para mí cuando, a través de una entonces paciente (gracias, Susana), pude entrar en las nociones básicas de la Psicomagia. La lectura de sus libros fue muy instructiva. Todavía hoy, Alejandro Jodorowski sigue siendo para mí un referente en la percepción del ser humano. Admito que, como toda figura que tiene algo específico que contar y mostrar, suele ser un pelo excéntrico y radical en sus planteamientos, pero viendo en conjunto su obra..., sólo puedo expresar la palabra ¡¡chapeau!!
*********

¿Qué puedo pretender en esta vida? ¿Qué es lo que se me debe? ¿Cuáles son mis derechos esenciales?


Antes que nada, deberías tener el derecho a ser engendrado por un padre y una madre que se amen, durante un acto sexual coronado por un mutuo orgasmo, para que tu alma y tu carne obtengan como raíz el placer.


Deberías tener el derecho a no ser un accidente ni una carga, sino un individuo esperado y deseado con toda la fuerza del amor, como un fruto que ha de otorgar sentido a la pareja, convirtiéndola en familia.


Deberías tener el derecho a nacer con el sexo que la Naturaleza te ha dado (Es un abuso decir "esperábamos un hombre y fuiste mujer" o viceversa).


Deberías tener el derecho a ser tomado en cuenta desde el primer mes de tu gestación. En todo momento, la embarazada debería aceptar que es dos organismos en vías de separación y no uno solo que se expande. De los accidentes que ocurran en el parto nadie te puede acusar. Lo que te sucede dentro de la matriz nunca es culpa tuya: por rencor a la vida, la madre no quiere parir y, a través de su inconsciente, te enrolla el cordón umbilical alrededor del cuello y te expulsa, incompleto, antes de tiempo. Porque no se te quiere entregar al mundo, ya que te has convertido en un tentáculo de poder, se te retiene más de nueve meses, secándose el líquido amniótico, y tu piel siendo quemada; se te hace girar hasta que tus pies y no tu cabeza comienzan el deslizamiento hacia la vulva, así van al nicho los muertos, con los pies para delante; se te engorda más de la cuenta para que no puedas pasar por la vagina, siendo sustituido el alumbramiento feliz por una fría cesárea que no es parto sino extirpación de un tumor. Negándose a asumir la creación, no colabora con tus esfuerzos y solicita la ayuda de un médico que te oprime el cerebro con su fórceps; porque padece una neurosis de fracaso, te hace nacer semi-ahogado, azulado, obligándote a representar la muerte emocional de quienes te engendraron...


Deberías tener el derecho a una profunda colaboración: la madre debe querer parir tanto como el niño o la niña quieren nacer. El esfuerzo será mutuo y bien equilibrado. Desde el momento en que este Universo te produce, es tu derecho tener un padre protector que está, durante tu crecimiento, siempre presente. Así como a una planta sedienta se le da agua, cuando te interesas por alguna actividad tienes derecho a que te ofrezcan el mayor número de posibilidades para que, en el sendero que elegiste, te desarrolles. No has venido a realizar el plan personal de los adultos que te imponen metas que no son las tuyas. La principal felicidad que te otorga la vida es permitirte llegar a ti mismo.


Deberías tener el derecho a poseer un espacio donde poder aislarte para construir tu mundo imaginario, a ver lo que quieras sin que tus ojos sean limitados por morales caducas, a oír aquello que desees aunque sean ideas contrarias a las de tu familia.


No has venido a realizar a nadie sino a ti mismo, no has venido a ocupar el sitio de ningún muerto, mereces tener un nombre que no sea el de un familiar desaparecido antes de tu nacimiento: cuando llevas el nombre de un difunto es porque te han injertado un destino que no es el tuyo, usurpándote la esencia. Tienes pleno derecho a no ser comparado: ningún hermano o hermana vale más o vale menos que tú, el amor existe cuando se reconoce la esencial diferencia.


Deberías tener el derecho a ser excluido de toda pelea entre tus familiares, a no ser tomado como testigo en las discusiones, a no ser receptáculo de sus angustias económicas, a crecer en un ambiente de confianza y seguridad.


Deberías tener el derecho a ser educado por un padre y una madre que se rigen por ideas comunes, habiendo ellos en la intimidad aplanado sus contradicciones. Si se divorciaran, deberías tener el derecho a que no te obliguen a ver a los hombres con los ojos resentidos de una madre ni a las mujeres con los ojos resentidos de un padre.


Deberías tener el derecho a que no se te arranque del sitio donde tienes tus amigos, tu escuela, tus profesores predilectos.


Deberías tener el derecho a no ser criticado si eliges un camino que no estaba en los planes de tus progenitores; a amar a quien desees sin necesidad de aprobación; y, cuando te sientas capaz, a abandonar el hogar y partir a vivir tu vida; a sobrepasar a tus padres, a ir más lejos que ellos, realizar lo que ellos no pudieron, vivir más años que ellos.


En fin, deberías tener el derecho a elegir el momento de tu muerte sin que nadie, en contra de tu voluntad, te mantenga en vida.


*********
Salud para ti y los tuyos.

Etiquetas: ,

8 comentarios:

Blogger salud equitativa ha dicho...

Mi querido Silvano-Baztán: el proyecto GENOMA HUMANO terminó con la ética de las ciencias y la apropiación por parte de fuerzas militares de distintos lugares del mundo de la "inteligencia" para la manipulación genética está produciendo males mayores ya que pareciera que el objetivo es generar un daño de magnitud a "muchos" en distintos momentos y regiones. Curiosamente el SARS apareció luego de una manipulación y consecuente extravío por parte de alguien (OMS-WHO, ejército americano, u otros), luego, en el medio ocurrieron hechos semejantes de menor envergadura y ahora regresa la circunstancia de extravío y diseminación... curiosa coincidencia por cierto. En lo personal, descreo de los efectos beneficiosos de muchas de las vacunas circulantes, entre ellas la de la gripe sobre la que tengo numerosas observaciones y objeciones (algunas públicas y reconocidas)... pero a decir verdad creo en la "sensibilización genética dirigida" que deja abierto negocios futuros. De ser así, muy lamentable por otra parte, para la ciencia y para la condición humana, ni que hablar de la calidad de vida. Hace rato que vengo diciendo a quien lo quiera oir que el número de EAG´s de las vacunas son cada vez mayores y más graves con sintomatología no muy clara pero efectos letales, sin embargo la rutina puede más... La ciencia hoy, no está en condiciones de manipular códigos genéticos porque la función específica de los telómeros es desconocida y además clave y llave. Un fuerte abrazo y que tengas un buen sábado. Víctor

2 de mayo de 2009, 14:29  
Blogger Adrisol ha dicho...

guauuuuuuuuuuu,silvano!!!!!!!

que entrada para comenzar un fin de semana!!!!!!!!!!!
te felicito por la elección!!
deberíamos tenerla cómo pensamientos de cabezera.....
claro y sencillo, no deja de ser muy profundo..................
gracias por compartir!!!

un abrazo y buen finde

2 de mayo de 2009, 14:47  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Víctor! A nada que se observe esta historia (y la Historia, en general) con una cierta perspectiva (bastante amplia en el tiempo y en los contenidos), no podemos sino acotar hechos concatenados, que permiten formar una línea, un trazado que da sentido a los diferentes eslabones de la cadena.

Habitualmente, el 'humanito' tiende a zambullirse en la cicatera perspectiva de la observación y vivencia de cada uno de los eslabones, sin tan siquiera sospechar que forman parte de un continuum. Y cuando alguien osa mostrar esas relaciones, es literalmente repudiado, si no agredido y eliminado...

Creo que es un deber para con la Humanidad mostrar lo que ocurre, sin caretas, desenmascarando a las personas, organizaciones o quien quiera que sea que está detrás de todo este oscuro entramado.

Salud para ti y los tuyos.

2 de mayo de 2009, 17:59  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Adriana! Mi querida amiga, si todos leyéramos, no cada noche, sino cada semana o cada mes... este tipo de mensajes (y así como este ínclito chileno hay muchas personas en el mundo que aportan a la Humanidad sus respectivas perspectivas del Hombre), 'otro gallo nos cantaría'. El proceso evolutivo en el que nos estamos moviendo, sería más fácil.

Salud para ti y los tuyos.

2 de mayo de 2009, 18:02  
Blogger Asun ha dicho...

La frase que se repite una y otra vez "Deberías tener el derecho a..."
¿En cuantas ocasiones se materializan todos esos derechos? ¿Cuantos de nosotros hemos disfrutado, no digo ya de todos, sino de una mayoría de esos derechos?

Me atrevería a decir que muy poquita gente puede decir que ellos sí los han tenido.
Y una última pregunta ¿Cuáles son las consecuencias del incumplimiento de esos derechos? Para mi la respuesta es clara: conflictos internos, insatisfacción, frustración que no se entiende de dónde viene ni cuáles son sus causas......... en fin, una larga lista que nos limita y nos va minando, hasta que somos capaces de afrontarla y darle la vuelta, cosa que no siempre es fácil.

Buuuuufff.

Un beso

2 de mayo de 2009, 18:16  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Asun! No te puedo contestar con visos de certeza a las preguntas que planteas, pero sí te puedo decir que, actual e históricamente, el ser humano 'malgasta' prácticamente su vida enmerdado en las miserias que le 'tocan' vivir, antes de darse cuenta de que su situación, lo que tiene ante sí, puede elegir vivirlo.

La vida nos es obligado vivirla con lo que trae; pero, en última instancia, somos nosotros quienes elegimos gozarla o sufrirla.

Es una convicción que tengo y que la refuerzo cada vez que estoy con una persona en consulta. Las situaciones más difíciles tienen posibilidad de ser aceptadas y resituadas, según sea la propia herramienta que dispone cada ser humano.

Es momento de atreverse...

Salud para ti y los tuyos.

2 de mayo de 2009, 18:43  
Blogger Asun ha dicho...

Hola Silvano!
En realidad las preguntas no las he escrito para que me las contestaras, simplemente, como se dice, pensaba en voz alta (bueno, mas bien escribía, si es que se puede escribir en voz alta jajajajajaja)

Es tal y como dices; que malgastamos gran parte de nuestra vida antes de darnos cuenta de que podemos elegir, y una vez que nos damos cuenta de esa posibilidad, nos lleva tiempo descubrir las herramientas que como bien dices cada uno tenemos. Lo que pasa que como son herramientas que ignorábamos que estuvieran ahí, no sabemos utilizarlas y tenemos que aprender a hacerlo.

Todo esto es un proceso muchas veces largo y doloroso, pero que sin duda merece la pena.

Un beso

2 de mayo de 2009, 20:18  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Asun! Como diría el personaje del humorista Forges: 'Asiento'.

3 de mayo de 2009, 0:06  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal