Mi foto
Nombre:
Lugar: PAMPLONA, NAVARRA, Spain

Dirección de la Consulta: C/ Monasterio de Iratxe 41-1º C 31011 PAMPLONA (Tfno: 948 22 10 44)

domingo, 1 de marzo de 2009

Medicina versus Salud


Acabo de comentarle al amigo Víctor una de sus certeras entradas (este hombre es una máquina...) y, como me ha salido de corrido una parrafadita aceptable en extensión y creo que de interés general en el ámbito de la salud-enfermedad, con su permiso, la voy a transformar en una entrada de mi propio blog.
*********
¡Hola, Víctor! Toda la exposición que haces en la entrada rezuma verdad, según mi modesto criterio. Las diversas Ciencias (Farmacología, Medicina, Bioquímica, por referirme sólo a los profesionales que describes) han perdido su faceta artística.


El médico ha perdido su faceta de acompañante del enfermo para pasar a ser un mero seguidor de protocolos...
El farmacéutico ha perdido su arte de compositor de un remedio terapéutico personalizado, para pasar a ser un mero expendedor de fármacos precintados... (ya me gustaría ver la cara de la mayoría de médicos, yo estaría incluido, a la hora de tener que confeccionar una receta a la antigua usanza, describiendo los diferentes principios activos en su proporción adecuada para la confección del remedio personal del enfermo de turno; y la cara de los farmacéuticos al recibir en su botica semejante 'receta'...).


El bioquímico (y no puedo dar ni buena ni mala fe de ello porque no conozco a ninguno personalmente) intuyo que ha perdido su arte de sacar de las diferentes sustancias 'el oro del plomo', como hacían los antiguos alquimistas, en relación con su propio proceso de crecimiento espiritual...

¿Cómo salir de ésta?, preguntarás... Mi opción es la simplicidad. Y tal simplicidad, desde mi óptica de médico (sanador, facilitador o como se quiera denominarme) no es restringirme a una parcela corporal en la que puedo ser un gran especialista (eso me suena a los Reinos de Taifas, que ayudaron a desmembrar y debilitar la fuerza de los últimos tiempos de la época árabe en España).

Se pierde la perspectiva del ser humano en su conjunto. Y lo que hace falta ahora, según mi criterio y mi experiencia, es CONECTAR CON, COMPRENDER, AYUDAR a la persona aquejada de una enfermedad. Ser un mediador, un facilitador del reequilibrio de su cuerpo, pero también de su persona, aportándole una serie de puntos de referencia que le sirvan para que él mismo encuentre su camino, acepte y se responsabilice de su propio proceso y, como consecuencia de todo ello, se sane.

Para esa misión no podemos entrar en el meollo de una ATP-asa, de un leucotrieno..., porque fijándonos en ese árbol perdemos la perspectiva del bosque. Es ese bosque el que nos da la visión de lo que está pasando en la vida de esa persona, de cómo están sus árboles, sus troncos, sus ramas, sus hojas, su circulación de savia...

Yo sólo puedo aportar lo que yo vivo y percibo en las personas con las que comparto mi perspectiva. El entresijo de hormonas, neurotransmisores, enzimas, linfocitos, células tisulares varias, 'feed-backs'..., todo ello se modifica según la persona afronte, viva la vida que se le ofrece enfrente de su nariz.



Puedo ser ampliamente criticado por el paradigma científico imperante..., y así lo asumo; pero mi deber como médico es divulgar que la Medicina no se tiene que contentar con seguir el camino delirantemente técnico en el que está transitando en la actualidad, con los visos mercantilistas y de lucha de poder en los que cae, sino acercarse a la realidad del Ser de cada una de las personas que consultan por la presencia del mayor dolor que se puede sufrir: la compañía del miedo, el acecho de la muerte.

*********

Salud para ti y los tuyos.

Etiquetas: , ,

17 comentarios:

Blogger Adrisol ha dicho...

hola querido amigo!!!!!!

muy interesante lo que nos explicas.
obvio que no sé de medicina, ni de farmacia, pero sí sé de lo que ayuda un médico con vocación.........
lo que decimos por acá, un doctor de pueblo.
en mi infancia todavía existían........los que hablaban con el paciente, sabían su historia de vida, los que eran amigos.
creo que ahora se ha perdido eso, sino tienes una buena obra social o efectivo, no existes.
en la calle, no te conocen.
sé que las enfermedades necesitan medicación, pero también un tratamiento a nivel espiritual, emocional......
no sé, tal vez estoy pensando en voz alta y estoy errada.

un abrazo enorme, querido amigo y gracias por compartir .

1 de marzo de 2009, 17:43  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Adriana! No temas, no creo que estés errada... Yo, cada vez más, veo la necesidad de enmarcar el acto médico como una fusión de energías, un acto de acompañamiento en el que el paciente se haga consciente de su proceso y comience a tomar las riendas de su vida en sus manos.

Puntualmente, es interesante ayudarse de principios activos de rango químico..., pero es bueno que no deleguemos tanto en el fármaco, que lo hemos convertido en el icono de salud, por excelencia.

Salud para ti y los tuyos

2 de marzo de 2009, 14:12  
Blogger AgatSaraswati ha dicho...

Yo,tal y como funciona la medicina oficial hoy en día, veo a los médicos,casi casi,como intermediarios entre los representantes de los laboratorios de las grandes multinacionales farmaceuticas y el paciente.Fragmentada y dividida en segmentos ha perdido esa maravillosa capacidad de visión global y unitaria que pareceis conservar algunos de sus miembros.¡¡Enhorabuena!!
Un abrazo

3 de marzo de 2009, 23:51  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, AgatSaraswati! Coincido en tu apreciación. Es difícil encontrar muchos profesionales de la Medicina con la consciencia clara de cómo interactúan con la persona enferma. De ahí que nuestra misión es la de dar a conocer toda esta realidad.

Salud para ti y los tuyos.

4 de marzo de 2009, 0:38  
Blogger Gustavo ha dicho...

Simplicidad es Medicina ;-) Abrazos.

4 de marzo de 2009, 1:41  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Gustavo! La simplicidad en el proceder médico es un descubrimiento en el que, a lo largo de los años, voy destapando capita tras capita...

Salud para ti y los tuyos.

4 de marzo de 2009, 8:53  
Blogger salud equitativa ha dicho...

Mi muy estimado amigo Silvano Baztán: tu entrada en mi BLOG (más que oportuna por cierto) http://saludequitativa.blogspot.com ha desatado un neutrón de opiniones de las más diversas fuentes y con distintos criterios. Entiendo que así debe ser. Tus apreciaciones se acompañan con mis comentarios pero desde luego siempre hay sensaciones o sentimientos encontrados, propios de la formación de la cual devenimos y de los entuertos intelectuales de cada quién... Las nuevas generaciones salen de las universidades "virtualizadas" en sus conocimientos... esto es, ya nadie habla de nomenclaturas químicas porque todos se concentran en marcas comerciales, monografías y efectos directos. Sucede en todos los ámbitos de las ciencias de la salud sencillamente porque para el poder que toma las decisiones políticas, tanto los médicos, como los farmacéuticos, como los bioquímicos, enfermeros, nosotros los investigadores, y hasta los propios pacientes, somos apenas VARIABLES DE AJUSTE que se acomodan a su antojo (de los economistas) hasta que le cierren lo números en los libros. MAL. La salud (según mi humilde entender)no es un hecho económico, sino muy por el contrario, un hecho social por un lado e individual por el otro, que desembocan en un acto económico pero que no lo son en su esencia. Claro, todo esto proviene de este mundo globalizado y canibalizado donde todo está tergiversado. No obstante ello, el tema amerita seguir el debate y haré en breve (cuando regrese a mis pagos andinos) una nueva entrada con otros aportes que me parece interesante compartir. Desde ya agradezco tu intensa y profunda participación. Un abrazo desde el llano y los temibles calores de Santiago del Estero. Víctor Cerasale

5 de marzo de 2009, 14:15  
Blogger salud equitativa ha dicho...

Querido Silvano Baztán: una cosa que omití en mi entrada anterior... un viejo profesor mío, me decía hace muchos años (esa generación de médicos-científicos-pensadores se extinguió sin dejar sucesores, lamentablemente) que cada ser humano es tal se indica "un individuo", por lo tanto su metabolismo endocrino puede ser parecido al de otro pero nunca será igual y por lo tanto la apreciación médica debe sustentarse en la individualidad... creo que nada es más cierto. Los estudios clínicos actuales promedian resultados generales pero nunca aprecian ni publican los desvíos... Un nuevo abrazo desde las llanuras. Víctor

5 de marzo de 2009, 14:20  
Blogger Ro ha dicho...

Como siempre... Qué excelente nota!
Yo creo que se reduce, simplemente, a que hemos perdido la capacidad de poner alma-corazón-y vida en lo que hacemos. Y creemos que con hacer doctorados alcanza... Y confundimos sabiduría con exceso de conocimientos y no vemos que si la sabiduría no se pone al servicio del semejante, sólo se convierte en una palabra más. Y creemos que nuestro punto de vista es el válido porque somos universitarios y nos olvidamos de calzarnos los zapatos del otro, porque es desde el otro desde donde uno aprende y entiende mejor la vida. Y ocurre en todas las profesiones, en todas las ocupaciones laborales... Y aún estamos a tiempo de cambiarlo.
Gracias, Silvano, por tus notas... Blogs como el tuyo son pequeños faros, guías de luz en la Internet.
El cariño de siempre.
Ro

5 de marzo de 2009, 20:54  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Víctor! Permíteme una pregunta... ¿tú duermes, comes, estás con la familia, te tiras de vez en cuando al sofá sin hacer nada, lees, ves alguna película, te paseas por donde quieres...?

Simplificando la pregunta: ¿Eres un ser humano 'tipo', o eres una máquina de producción de textos, escudriñador incansable del funcionamiento social en el que vivimos...?

Me admiro de tu capacidad de trabajo... Yo he estado ausente unos días y todavía estoy coleando el retraso acumulado en mi correo, mi sencillo blog...

Un abrazo, campeón.

Salud para ti y los tuyos.

6 de marzo de 2009, 11:19  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Ro! Me halagas con tu comentario, pero creo que es únicamente lo que se debe hacer en esta época tanta abundancia de información y tan escaso sentido común.

Salud para ti y los tuyos.

6 de marzo de 2009, 11:21  
Blogger yeni ha dicho...

¡Hola silvano!!! solo decir esto,los medicos de cabecera, en los pueblos sobre todo, son pura dececcion.
un abrazo

6 de marzo de 2009, 12:37  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Yeni! Sé que cada caso puede ser muy particular, es difícil lanzar una generalización; pero, también soy consciente de que se ha perdido ese sabor del médico antiguo, que conocía a cada persona en sus gestos, en sus maneras..., porque, entre otras cosas, había colaborado en su nacimiento, y conocía perfectamente a cada familia...

Hoy en día, el acto médico se ha arropado o tergiversado en un acto puramente administrativo, con sus acciones perfectamente protocolizadas..., llenas de cifras, de análisis, pruebas diagnósticas cada vez más sofisticadas, y carentes del calor humano que necesitan las personas que hay detrás de todo ese montaje...

Salud para ti y los tuyos.

9 de marzo de 2009, 12:39  
Blogger Geni ha dicho...

Querido Silvano es muy interesante lo que dices mi opinion es que si que se ha perdido un poco esa dulzura que tenían los médicos de antes,los de toda la vida,que ya eran casi de la familia,a los que contabas tus problemas como a un amigo leal.
Quizás los jovenes que enpiezan tienen esa dulzura pero con el paso del tiempo perderán.
Yo por desgracia, soy asidua de los médicos,tengo parkinson que como sabes es una enermedad degenerativa e incurable, pero tengo suerte mi neuróloga reune todas esas cualidades que le faltan a muchos médicos.
Un besito,hasta pronto.
A proposito creo que tu eres de los médicos de antes,tu rostro refleja dulzura y bondad.

9 de marzo de 2009, 19:09  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Geni! Te comprendo perfectamente. Te diré, de todas formas, que, aunque durante los estudios de Grado (en la Facultad de Medicina), nos enseñaron que la enfermedad de Parkinson es, como tú indicas, degenerativa e incurable, solamente atenuada por una barrera de fármacos que apuntan a la Serotonina y la Acetilcolina como cooperantes en las manifestaciones sintomáticas, según mi modo de ver los procesos, habría que evitar colocar ese 'san-benito' como etiqueta marcada 'a fuego' en la persona.

Esa etiqueta es lo primero que hay que ayudar a borrar en una persona con un cuadro como el tuyo...

Por otro lado, hay que ver qué le está mostrando la enfermedad a la persona que la padece: a qué le obliga, qué le impide realizar, qué tejidos-órganos-sistemas corporales están afectados...

Con esta información no se soluciona nada pero se le ayuda a la persona a que 'comprenda' el sentido de su proceso, a la vez que se le puede ayudar desde el plano energético para que la persona dé un paso hacia adelante (y nunca mejor dicho lo del paso como en tu caso...).

Salud para ti y los tuyos.

10 de marzo de 2009, 14:59  
Blogger DONKIPROKO ha dicho...

Ola Silvano!!!!

muy buenas tus explicaciones, y coincido totalmente... como latinoamericana, te podes imaginar que los medicos rescatan a las personas como pueden...medicamentos obsoletos, que en USA YA NO SE USAN MAS,porque resulta que los remedios se usan de acuerdo al rango del pais, jeje!! se venden en kioscos aca, la gente toma lo que quiere, y se automedica!! 0 prevencion de la salud, bajos salarios, y un juramento que quedo no se donde, ir a un hospital o a tu obra social, y bueno , que mas!!! si la obra social es buena por lo que pagas, te facturan al pie de la cama, gracias al gerenciamiento hospitalario de empresarios....la vida se torno un TANGO CAMBALACHE!!!!

Un beso, Ale

14 de marzo de 2009, 1:41  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Ale! Un retrato de la realidad algo bochornoso el que pintas en tu comentario...

Es necesario repescar el espíritu del médico-acompañante. Soporte, base donde el paciente confíe... La función del médico no debería estar sesgada por la Economía...

No es que el médico deba pasar a ser mero espectador de las evoluciones del enfermo, pero sí debería dejar que cada persona se haga responsable de su propio proceso de sanación o de enfermedad...

Salud para ti y los tuyos.

16 de marzo de 2009, 12:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal