Mi foto
Nombre:
Lugar: PAMPLONA, NAVARRA, Spain

Dirección de la Consulta: C/ Monasterio de Iratxe 41-1º C 31011 PAMPLONA (Tfno: 948 22 10 44)

domingo, 3 de mayo de 2009

Un Ataque de Lucidez



Hace casi un mes, mi amiga Rebeca (gracias, Rebeca) me envió un escrito de Enrique Martínez Lozano en el que describía una experiencia ajena interesante de compartir.

*********

Jill Bolte Taylor era una acreditada neuróloga (neuroanatomista) cuando, en 1996, a los 37 años de edad, sufrió un ictus hemorrágico en el hemisferio cerebral izquierdo, del que fue testigo consciente, con una consciencia mayor debido a su propia formación neurológica.


Según su testimonio, vivió toda aquella experiencia –ataque, diagnóstico, intervención, recuperación posterior durante ocho años- como “una bendición” que habría de cambiar su modo de vivir y de ver la vida.


Animada por un deseo de ayudar a quienes pueden sufrir un accidente similar, así como a los familiares o personas que les ayuden, en la actualidad se dedica a ofrecer conferencias sobre lo que fue su propia experiencia.


En realidad, su motivación es más amplia: quiere animar a las personas a entrar conscientemente en contacto con el hemisferio derecho de nuestro cerebro, con nuestra “mente derecha”, para vivir de un modo más pleno, en la gratitud, la alegría y la compasión que se experimentan cuando somos capaces de vivir en el presente.

Jill Taylor recogió esa experiencia, con lo que aprendió de ella, en un libro publicado en 2006: My Stroke of insight, que acaba de ser traducido al castellano con el título Un ataque de lucidez.


Junto con la admiración que me despertó el modo como vivió su proceso de recuperación, me llamó mucho la atención el relato de las vivencias que tuvo durante el tiempo en que su hemisferio izquierdo fue anegado en sangre, quedando activo únicamente, en cierto modo, el derecho.


En concreto, me parece importante su invitación a conectar voluntariamente con nuestra “mente derecha”: es lo que hacemos cada vez que venimos al momento presente, volcados en lo que hacemos, o en tiempos de silencio, practicando la meditación.


Hasta un cierto punto, se trata de una experiencia en la que no hay “pensamiento”, pero sigue habiendo “conciencia”. Y esto me parece decisivo, si se tiene en cuenta hasta qué punto solemos vivir enredados en pensamientos sin consciencia (o rumiación). Lo que, en cualquier caso, parece claro es que, para “venir” y “permanecer” en el hemisferio derecho, necesitamos aprender a acallar la mente: de hecho, una mente silenciosa es garantía de que nos hallamos en él.

Y, como trasfondo, algo que constituye para ella una evidencia: la tremenda “plasticidad” del cerebro humano para reparar, sustituir y volver a entrenar sus circuitos neuronales. “El cerebro tiene una increíble capacidad para cambiar sus conexiones, basándose en los estímulos que le entran. Esta «plasticidad» del cerebro es la base de su capacidad para recuperar las funciones perdidas”.

Jill B. Taylor cuenta que vivió el “viaje hacia el abismo sin forma de una mente callada, donde la esencia de mi ser quedó envuelta en una profunda paz interior… Mi conciencia entró en una fase en la que sentía que era una con el universo”.

“Para la mente derecha (hemisferio derecho), no existe más tiempo que el momento presente: el ahora intemporal. Es un momento en que todo y todos estamos conectados como una sola cosa.

“El hemisferio izquierdo manifiesta ese concepto de tiempo en el que nuestros momentos se dividen en pasado, presente y futuro. Es también el centro de nuestro ego, quien define nuestro yo”.

En este vacío de cognición superior y detalles acerca de mi vida normal [tras padecer el ictus], mi conciencia ascendió a un estado de “saberlo todo”, de “ser uno” con el universo… «¡Soy Vida! Soy un mar de agua encerrado en esta bolsa membranosa»"En lugar de un flujo continuo de experiencia que se pudiera dividir en pasado, presente y futuro, cada momento parecía existir en perfecto aislamiento… Y estando así sumida en las profundidades de la falta de temporalidad mundana, los límites de mi cuerpo terrenal se disolvieron y me fundí con el universo… Aceptada dentro de un capullo sagrado con una mente en silencio y el corazón tranquilo, sentí que la fuerza de mi energía se elevaba. Mi cuerpo cayó inerte y mi conciencia ascendió a una vibración más lenta… Sentí que mi espíritu renunciaba a su unión con este cuerpo y quedé liberada del dolor."

Me sentía como un genio liberado de su botella… Esa ausencia de límites físicos, mejor que el mejor de los placeres que podemos experimentar como seres físicos, era una beatitud gloriosa… Aquel día especial aprendí el significado de simplemente «ser»…"

“Toda mi concepción del yo cambió, porque ya no me percibía a mí misma como un individuo, un sólido, una entidad con contornos que me separaban de las entidades que me rodeaban. Comprendí que en lo más elemental soy un fluido… Mi alma era tan grande como el universo y se regocijaba alegremente en un mar sin límites… En algún lugar en el fondo de mí había un ser jubiloso."

Percibía a la gente como paquetes concentrados de energía”.

[A partir de lo vivido durante la experiencia del ictus y del proceso de recuperación posterior], “la bendición que había recibido con aquella experiencia era el conocimiento de que la paz interior es accesible para cualquiera en cualquier momento… En cualquier momento podemos decidir conectar con la parte derecha de nuestro cerebro… La paz está sólo a un pensamiento de distancia, y lo único que tenemos que hacer para acceder a ella es acallar la voz de nuestra dominante mente izquierda…"

“Qué maravilloso don ha sido este ataque que me ha permitido elegir y decidir quién y cómo quiero ser en el mundo. Antes del ictus, creía ser un producto de este cerebro, con un poder mínimo para decidir qué sentía o qué pensaba. Desde la hemorragia, se me han abierto los ojos a la mucha capacidad de decisión que tengo en realidad sobre lo que ocurre entre mis orejas…"

“He adquirido una clara delineación de los dos personajes tan distintos que habitan en mi cráneo… Mi ataque de lucidez me hizo ver que en el núcleo de la conciencia de mi hemisferio derecho hay un personaje directamente conectado a mi sensación de profunda paz interior. Está comprometido a fondo con la expresión de la paz, amor, alegría y compasión por el mundo."

La sensación de profunda paz interior se debe a un circuito neurológico situado en nuestro cerebro derecho. Este circuito está funcionando constantemente y siempre está a nuestra disposición para conectarnos a él. La sensación de paz es algo que ocurre en el momento presente… El primer paso para experimentar la paz interior es la voluntad de estar presente en aquí y el ahora… Pero lo más importante es que nuestro deseo de paz sea más fuerte que nuestro apego al sufrimiento, nuestro ego o nuestra necesidad de tener razón. Me gusta ese antiguo dicho que reza: «¿Quieres tener razón o quieres ser feliz?»”.

*********

Salud para ti y los tuyos.


Etiquetas: , ,

16 comentarios:

Blogger Adrisol ha dicho...

siempre me dejas con pocas palabras cada vez que haces una entrada!!!
que interesant, amigo..
cómo nos hace reflexionar!!!!!!!!!!
gracias por compartir..
un abrazo y buen domingo

3 de mayo de 2009, 18:45  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Adriana! Pues no es mi intención enmudecer a nadie, sino todo lo contrario: estimular el diálogo, comentar las experiencias de cada uno, compartir la información..., como tú lo haces en tu blog.

Salud para ti y los tuyos.

3 de mayo de 2009, 19:38  
Anonymous Esteban ha dicho...

Silvano:
Vengo a devolverte la visita y tambien a decirte que mejor te pases por mi otro blog http://champanporlastetas.soy.es que tiene lo mismo pero más completo y ahí están todos los cometnarios que suelen ser bastante jugosos.
Tu articulo de hoy me ha parecido sumamente intersante aunque también inquietante. ¿hasta que punto parte de una base cientifica?

Una brazo,

Esteban

3 de mayo de 2009, 20:08  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Esteban! Gracias por el consejo. Iré a tu otra dirección.

¿Qué te parece inquietante de la entrada? Parece que hay mucho miedo metido en tu cuerpo...

Respecto a lo que preguntas si es científico..., ¿qué buscas en la Ciencia en una experiencia personal vivida como lo ha hecho esta doctora?

Lo que te puedo dedcir es que basándome exclusivamente en mi formación científica, no habría llegado a la situación de centramiento y serenidad en la que hoy me encuentro... No necesito que la Ciencia me dé acta de verosimilitud a lo que observo y, consecuentemente, confío.

Salud para ti y los tuyos.

3 de mayo de 2009, 22:33  
Blogger Lely Vehuel ha dicho...

Hola muy buena tu entrada,yo como siempre de paso, visitando gente amiga.Es lindo para mi, pasar siempre por este sitio, me sienta muy bien, un fuerte abrazo y te espero por mi blog para peregrinar algo nuevo.

4 de mayo de 2009, 8:49  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Lely! Gracias, como siempre, por tu visita. Comprendo que, con tanto para leer en la red, el actual bloguero se las ve y se las desea (y lo digo incluyéndome) para poder llegar a todos y cada uno de los compañeros a los que quiero dejar mi huella con un comentario...

Muchas gracias por estar ahí.

Salud para ti y los tuyos.

4 de mayo de 2009, 9:26  
Blogger caracola ha dicho...

¡Hola Silvano!

Creo que no está de más, pararme un momento a dejarte mi sincera felicitación por la elección de esta entrada.

-Gracias por dar más fuerza a mi convicción, sin base científica, de que la paz interior está a sólo un pensamiento de distancia.

-Gracias por mostrarnos que existen personas especiales, capaces de percibir y extraer de una experiencia traumática, algo tan maravilloso, como la visión "total" del universo.

Un saludo.

4 de mayo de 2009, 16:53  
Blogger Cornelivs ha dicho...

Es muy interesante este post, amigo.

Lo he leido dos veces, y habria mucho que decir.

Por supuesto, lo tengo claro: yo prefiero ser feliz.

Un abrazo...!

4 de mayo de 2009, 17:07  
Anonymous susana ha dicho...

Hola silvano:
Me he quedado un tanto pensativa con esta entrada.
Me ha venido a la memoria mis años
de trabajo en el mundo hopitalario y concretamente la temporada en la planta de neurología.
Recuerdo que me llamó mucho la atención los diferentes procesos
evolutivos de cada paciente con la misma patología.Mientras que unos se mostraban agitados,inquietos...como aterrorizados,otros lo vivían desde la serenidad,mostrando confianza,tranquilidad.Tanto unos como otros,lo manifestaban en sus miradas.
Esta observación la transmití,como mera curiosidad a mis compañeros,pero...bueno,ya sabes como funciona ,en gran parte, el mundo hopitalario.
Tal vez,la diferencia fuera el hemisferio afectado,o no,no lo sé,pero me hace pensar.Lo que si tengo claro,es que todos aprendemos de las experiencias vividas,que no todo lo explicable es válido y que en lo inexplicable
reside la grandeza ,que la ciencia está llena de interrogantes y la vida de respuestas.
Un abrazo

4 de mayo de 2009, 23:17  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Caracola! Parece ser que el secreto para llegar a ese contacto con el Todo, con el Universo, el Samadhi, pasa por el aquietamiento de la mente.

Cada vez hay más estudios de neuroanatomía funcional (neurofisiología) realizados sobre monjes budistas o gente que practica la meditación, con lo que cada vez habrá más correlatos científicos sobre lo que, intuitiva o prácticamente, el ser humano siempre ha sabido.

Salud para ti y los tuyos.

5 de mayo de 2009, 9:33  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Cornelivs! Está claro que si a una persona le das a elegir entre una manzana reluciente y una podrida, escogerá la más apetitosa...

Pero la cosa no queda en una mera elección racional puntual. La decisión implica un cambio en el modelo de vida. Aunque esto parezca muy grandilocuente e inalcanzable, no lo es tanto.

La manera de alcanzarlo es dar el primer paso...

Salud para ti y los tuyos.

5 de mayo de 2009, 9:36  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, Susana! Gracias por tu comentario. Creo que la grandeza de la vida y del ser humano es que está sujeta a cómo cada uno de nosotros elijamos vivirla.

Ese elegir muchas veces nos lo 'facilita' la inconsciencia, por lo que en los casos que comentabas en tu hospital, en sus diferentes maneras de vivenciar sus cuadro, podrían coexistir un número muy elevado de variables (no sólo la zona neurológica afectada)...

Lo más frecuente, y curiosamente no aparece en la descripción de Jill Bolte Taylor, es la vivencia del miedo. Cuando al 'humanito' común le sucede algo así es muy frecuente que entre en vivencia de miedo (sus amigos: la ansiedad, la inquietud interna).

Tampoco relego el papel que la Ciencia puede jugar a la hora de ir dando explicación a los sucesos. Lo que ayer era magia, mañana puede convertirse en base del paradigma científico...

Salud para ti y los tuyos.

5 de mayo de 2009, 9:45  
Anonymous Anónimo ha dicho...

he leido ha GIURDJIEFF Y LO LLAMA RECUERDO DE SI, KRISHNAMURTI ATENCION,ECKART TOLLE CONEXION CON EL AHORA, JESUS DIJO POR EJEMPLO CONECTAD, IGUAL QUE BUDA, NUESTRO EGO NOS IMPIDE ENTRAR AHI, UN ICTUS EN ELL HEMISFERIO IZQUIERDO ACABó CON EL SUYO Y PUDO CONECTAR CON LA FUENTE ORIGINAL, LA ENEGIA ETERNA, TIENE MIL NOMBRES, EL MAS CONOCIDO ES DIOS

7 de noviembre de 2010, 19:51  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, comentarista anónimo! Está claro que estamos hablando de un tema universal y que en diferentes culturas se nombra de diferente manera..., pero también es claro que el humanito común y corriente tenemos dificultad para conectarnos con ello, y la dificultad proviene con nuestro proceso de identificación con lo que creemos ser.

Gracias por tu comentario.

Salud para ti y los tuyos.

7 de noviembre de 2010, 20:32  
Blogger HD Beauty Style ha dicho...

Gracias por compartir esta entrada nos ha sido muy util puesto que mi papa sufrio un ictus hace una semana afectandole unicamente a la memoria y a la expresion. Gracias. Un saludo

14 de agosto de 2012, 11:54  
Blogger Silvano Baztán ha dicho...

¡Hola, buenas tardes! Me alegro de que el contenido de la entrada os sirva... Ésa es la finalidad del blog.

De todas formas, quiero avisarte de que el blog lo trasladé de servidor y ahora estoy utilizando la plataforma wordpress. Será un placer relacionarme allí con vosotras.

Salud para ti y los tuyos

14 de agosto de 2012, 16:31  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal